Telecom Italia solicitó a la clienta que le mande el certificado de muerte o una declaración firmada en la que ella misma “autocertifique” que se ha producido el deceso.ROMA.

La compañía telefónica Telecom Italia ha enviado una carta a una clienta fallecida en la que, en respuesta a la petición de sus familiares de cancelar la línea de la difunta, le pide que mande el certificado de muerte o una declaración firmada en la que ella misma “autocertifique” que se ha producido el deceso.

Romolo Molini, hijo de la fallecida, ha relatado el caso en una carta enviada al “Corriere della Sera”, conocida hoy, en la que cuenta que el pasado 8 de enero escribió a Telecom Italia para solicitar que dieran de baja la línea de su madre y especificaba que había fallecido el 25 de diciembre de 2007.

Casi un mes después de esta comunicación, el 6 de febrero, el servicio de atención al cliente de la empresa remitió una carta a la difunta -a su domicilio y con su nombre escrito en el sobre y en las hojas- en la que le informan de que habían “intentado contactarla por teléfono, lamentablemente sin éxito”.

Telecom Italia le comunicaba que la información que “había enviado era insuficiente” y la “invitaba” a remitir (no sé precisa por qué medio o a través de qué canal) la siguiente documentación: “copia del certificado de defunción o una declaración firmada”, en la que dé fe de la veracidad del hecho, un documento que en Italia se llama “autocertificazione”.

Por si la destinataria tuviera alguna duda o petición, Telecom Italia le reiteraba su “disponibilidad para cualquier necesidad” de la cliente.

Además, le recordaba que si desea contactar con la compañía “el servicio de atención telefónica está activo las 24 horas del día para informaciones y actualizaciones sobre todas las nuevas propuestas comerciales”.
Para la familia de la fallecida, la “respuesta surrealista” de Telecom ha supuesto “una inmensa tristeza, algo espantoso y ofensivo”, según señaló el hijo en la carta al diario milanés.

“La arrogancia de la empresa en la relación con sus clientes no respeta ni siquiera la muerte”, denunció.

La compañía asegura que se produjo un “extravío” y que la carta “debía haberse enviado al hijo de la señora”.

“Contactaremos lo antes posible con la familia para disculparnos y pedir el contrato (para dar la baja)”, señala Telecom.