Iphone_second-life

Se ejecuta en el iPhone gracias a streaming de vídeo proporcionado por un servidor intermedio, utilizando una técnica similar a la qué emplea Opera con su navegador Mini para teléfonos móviles.

Guillem Alsina (guillem@imatica.org) – Hasta ahora, para entrar en el entorno del mundo virtual por antonomasia, era necesario una potente computadora con una tarjeta gráfica de última generación. Ni pensar para ello en un pequeño dispositivo móvil cómo un teléfono. Pero los tiempos avanzan, y esto ya es posible gracias a la compañía Comverse a un pequeño artilugio de funcionamiento.

De hecho, el software creado por Comverse no es propiamente un cliente de Second Life, si no algo parecido a lo qué Opera realiza con su navegador Mini para teléfonos móviles preprocesando las páginas web en un servidor intermedio y enviando el resultado al terminal del usuario.

En el caso que nos ocupa, el “cliente” de Comverse se ejecuta en el navegador web Safari (por lo qué en principio y teóricamente, puede traspasarse a una computadora de sobremesa) cómo plug-in de vídeo. Lo que hace es leer los datos entrados por el usuario que interacciona con el mundo virtual, los manda al servidor intermedio que ejecuta de forma efectiva la conexión y graba un vídeo con los resultados, vídeo que es enviado al cliente.

Éste procedimiento hace que la interacción con Second Life no sea tan fluida cómo la habitual utilizando el cliente de Linden Labs, pues el usuario debe esperar la descarga del vídeo de resultado de sus acciones, pero tampoco está pensado para pasar largos ratos en el mundo virtual, si no simplemente para realizar algunas determinadas acciones con nuestro avatar.