Se confirma la teoría de hay gente “manazas” con los ordenadores y no por voluntad propia, te lo aseguramos, y si no, que se lo pregunten a Joe Falciatano III de Nueva York, quien parece tener la capacidad de hacer que el ordenador se vuelva loco con su propia presencia. El pobre crío se llama a sí mismo “hombre imán” y es que basta con que acerque sus manos al ordenador para que éste comience a hacer incoherencias.


Al parecer, y dejando de lado los poderes místicos que sabemos rondan tu cabeza, el bueno de Joe cuenta con una carga de electricidad estática desorbitada que provoca que también su Xbox sea víctima fácil y se quede frita en cuanto se acerca, para su sufrimiento. Los expertos han corrido a buscar explicaciones, y una de ellas puede venir dada por unos zapatos excesivamente aislantes que hacen que la electricidad no circule y descargue el cuerpo. ¿Que no nos crees? Echa un ojo al vídeo un poco más abajo…