La pasada semana el periódico The Sun, en su edición digital, publicó las imágenes de lo que parecía un ovni frente a las costas de Gales.

La imagen, vista desde arriba, fue captada con el programa Google Earth. El platillo volador había sido captado por satélite a media milla de la costa, sobre el Canal de Bristol, al suroeste de Barry.

Todo es fruto de una ilusión óptica, ya que como el propio The Sun indicó, el supuesto ovni no es más que un chorro de agua gigante, procedente de una salida de una central eléctrica que da al mar.

Google Earth es un programa lleno de imágenes sorprendentes, algunas de ellas incluso son capaces, a través de sombras, luces o edificios, de crear objetos y formas llamativas.