iphone-3g

LONDRES/NUEVA YORK.- La locura por el iPhone está desatada. Tanto en el Reino Unido como en Estados Unidos los más fanáticos hacen notar su ansiedad por ser los primeros en obtener la segunda y remozada versión del celular de Apple, que incluye la tecnología 3G entre otros avances.

Ya el viernes, una semana antes del lanzamiento, se podía ver una incipiente fila instalada fuera de la tienda de Apple en la Quinta Avenida. Hoy, la cantidad de gente se ha multiplicado y son decenas quienes acampan en la calle para guardar su puesto y asegurarse de tener uno de los primeros ejemplares del teléfono.

Cojines, comida preparada y sacos de dormir acompañan a los fans del famoso aparato de Apple. El nuevo modelo tiene sus atractivos: se presenta más barato que el actual, con más capacidad y que dispone de tecnología 3G para poder navegar por Internet a más velocidad.

El lanzamiento del primer iPhone, hace un año, ya desató la locura en Estados Unidos. En Nueva York se podían ver largas colas ante las tiendas y gente acampando días antes del lanzamiento del móvil.

Desafío a la recesión

En el Reino Unido ayer se informó que sería posible pre-comprar el iPhone por Internet y recibirlo el 11 de julio, el día del lanzamiento, directamente en la casa. Esto, provocó la locura en todos quienes los esperan con ansias, y las unidades disponibles para venta vía web ya se agotaron.

La operadora O2, la división europea de Telefónica, dijo el martes que su página web no había podido con la demanda, que alcanzó un pico de 13.000 unidades solicitadas por segundo. Después, la empresa anunció haberse quedado sin existencias.

A su vez, la cadena Carephone Warehouse indicó que el interés de los clientes es 10 veces mayor que el mostrado el año pasado por la primera versión del iPhone. Ninguna de las dos empresas ofreció cifras de ventas.

Tanto O2 como Carphone Warehouse dijeron tener más lotes de iPhone preparados para vender en sus tiendas a partir del viernes por la mañana, cuando el teléfono salga a la venta en 22 países.

Lo que sí es cierto que estas cifras desafían las sombrías perspectivas de consumo cuando la economía del país amenaza con entrar en su primera recesión en más de una década.

“Hemos hecho todo lo que hemos podido con la gran demanda, pero a ese nivel nuestra web tuvo problemas”, admitió un portavoz de O2. “La experiencia no fue tan tranquila como nos hubiera gustado”, agregó

¿Por qué tanto alboroto?

El nuevo iPhone tendrá como importante atractivo el precio (en EE.UU., al menos): la versión de 8GB tendrá un precio inferior a los 199 dólares, en comparación con los 399 que costaba el primer modelo. El de 16 GB se situará por los 299 dólares, frente los 499 dólares del primero.

Después de lanzar la primera versión a través de contratos de exclusividad con las operadoras, que ataban a los consumidores a costosos contratos (en teoría, ya que el contrato podía ser burlado y llevar los aparatos incluso a otros países, como Chile), Apple  se dirige ahora a un mercado mucho más amplio con su teléfono de tercera generación.

En esta ocasión, el fabricante permite a las operadoras subvencionar el aparato -una práctica habitual en la mayor parte de Europa-, de modo que muchos lo regalan o cobran un precio simbólico por él con tal de que los clientes firmen contratos de servicios.

Entre las otras mejoras del nuevo iPhone está la batería, que tendrá mucha más duración. Con estos cambios Apple intenta satisfacer a los usuarios después de las críticas recibidas y engrosar las ventas. Apple se propuso vender en 2008 11 millones de iPhone. De momento, lleva vendidos unos seis millones.

El nuevo iPhone, que puede utilizar redes de conexión a Internet más rápidas que el original, incluye procesadores de localización por GPS y admite sistemas de correo corporativo como Microsoft Outlook.

Como su predecesor, este artilugio de pantalla táctil combina el reproductor de música iPod y un navegador de Internet con las funciones básicas de llamadas de voz.