Gizmodo)

El iPhone, convertido en el iLadrillo en Gizmodo. (Foto: Gizmodo)

Morir de éxito es un mal común. Y es lo que le ha pasado a Apple, ya que los servidores que la compañía tenía preparados para, a través de iTunes, activar los nuevos iPhone y permitir la actualización de los antiguos, han quedado fuera de servicio. Así que la mayoría de los que han comprado un iPhone se lo han llevado a casa para usarlo como pisapapeles.

A estas horas (20.25 de la tarde del viernes), los dos principales blogs de ‘gadgets’ del mundo, Engadget y Gizmodo, no tienen piedad: “Hemos oído que los servidores están definitivamente caídos (…) y que los compradores se dan la vuelta o son enviados a casa para activarlo en casa a través de iTunes” cuando vuelva a funcionar, dice Engadget, que añade que añade la confirmación de Apple, que “trabaja para buscar una solución”.

En Gizmodo está la respuesta oficial de AT&T, operador que vende el iPhone en EEUU: “Hemos avisado del problema a Apple. Mientras Apple trabaja para resolverlo, pedimos a nuestros consumidores que activen su teléfono en su propia casa más tarde”. Es lo que se llama lanzar balones fuera. En este blog acompañan la noticia de un buen número de pantallazos de iTunes fuera de servicio.

Además, avisan a quien tenga un teléfono de primera generación: “El ‘firmware’ de la versión 2.0 necesita actualizar el teléfono y reautenticarlo (…) al estar caídos los servidores, cuando el teléfono intenta la reautenticación, el servidores no responde”. Así, muchos de los antiguos teléfonos de Apple también se han convertido en pisapapeles temporales.

Si el problema fuese local, la compañía de Steve Jobs tendría una vía de escape. Pero es mundial. En Alemania y en Reino Unido ya informan de esta inoportuna caída.

Por supuesto, en España tampoco funciona. Pero aquí la situación es aún peor. En Pixel y Dixel comentan que, en Pamplona, donde uno de los autores del blog ha intentado comprar el teléfono, tenían unidades disponibles… ¡pero no tenían preparado el iTunes para activarlas!. “Me han dicho que pueden llegar a tardar una semana en recibir el programa y la formación necesaria (?) para poder activar los terminales”, asegura este bloguero.

Y no ha sido el único con problemas. Yo mismo me he acercado, a mediodía, a dos tiendas de Movistar y a un gran centro comercial, y no tenían ni un solo teléfono. ‘Spain is different’, pero hoy estamos al mismo nivel que el resto del mundo: con ladrillos en lugar de iPhone.

Via | http://www.elmundo.es/elmundo/2008/07/11/catalejo/1215800548.html