El objetivo es crear dos millones de equipos de bajo costo al año, que irán destinados a países de la región.

El Gobierno venezolano instalará dos plantas de fabricación de teléfonos móviles con el apoyo de empresas chinas, que estarán operativas entre finales de 2009 e inicios del 2010, informó la ministra para las Telecomunicaciones e Informática, Socorro Hernández.

Estas dos plantas se harán realidad gracias a los acuerdos suscritos entre China y Venezuela en 2006 para crear más de 200 “fábricas socialistas”, según los presidentes de ambos países. Las firmas chinas ZTE y Huawei trabajarán en asociación con el Gobierno venezolano.

Una de las plantas funcionará en la zona franca de Paraguaná, al norte del país, y la segunda será un centro de redes de telecomunicaciones, que estará situada de forma provisional en Caracas, según esta responsable, quien es también presidenta de la estatal Compañía Anónima Nacional de Teléfonos de Venezuela (Cantv).

“Se estima que cada una de estas dos empresas cuente con una producción anual de dos millones de celulares“, según la ministra. Recientemente, el presidente venezolano, Hugo Chávez, aseguró que su objetivo es suministrar teléfonos móviles a bajo costo a América Central, del Sur y el Caribe.