La empresa de estrategia y diseño digital Ayerviernes realizó una encuesta online, a través de la cual determinó el perfil del consumidor digital chileno, con sus preferencias, hábitos y temores.

“Lo que más llama la atención son las recomendaciones de los sitios donde la gente compra. Pese a ser una encuesta chilena, el mayor recomendado es Amazon con un 22 por ciento, lo cual llama mucho la atención porque no está en español y no correspode al medio local”, dijo a Una Nueva Mañana Pedro Arellano, encargado de la primera encuesta de consumo digital en Chile.

Entre los sitios chilenos más amigables para comprar, el tercer lugar pertenece a “ninguno”, con un 31,2 por ciento de las preferencias después de Falabella y París. “Eso refleja la poca preocupación de la grandes tiendas para atender a los usuarios en internet “, agregó Arellano.

La falta de seguridad era un miedo recurrente en los primeros consumidores digitales. Sin embargo, este motivo está en el cuarto lugar de la lista de los motivos para que los chilenos no compren en línea, después de exceso de publicidad, lentuitud de la red, y la posible existencia de virus.

“El exceso de publicidad es un gran problema, porque no se han encontrado muchos modelos apropiados para internet. En general, es muy invasiva, poco relacionada con el contenido y las necesidades de las personas”, agregó Arellano.

Perfil y números

La mayoría de los compradores tiene entre 25 y 34 años y educación superior. El 33,6 por ciento de los que respondió la encuesta pertenecen al grupo C2. “Es un adulto joven, donde compran más hombres que mujeres. Lo interesante es que hay un segmento emergente entre los 18 y 24 años, que es nativo de internet y que realiza transacciones en línea naturalmente”, señaló el sicólogo.

La actividad más realizada por los usuario en internet es revisar mails. La segunda es buscar información en Google y la tercera es chatear. En cuarto lugar aparece la lectura de noticias.

Al momento de comprar, los chilenos adquieren ocio y entretenimiento. “Por ejemplo, compran pasajes de avión, entradas para espectáculos música y libros”, finalizó Arellano.