Por primera vez participarán masivamente colegios de varias regiones.

Alejandro Avendaño es un joven de 16 años, que se juntará este fin de semana junto con Juan Pablo Figueri, Raúl Zamora y Constanza Ramírez. Su afán no será festivo, sino que se “concentrarán” para un desafío particular.

Este martes debutarán en el Cuarto Interescolar de Robótica, que organiza la Universidad Andrés Bello. “Me interesó participar porque es entretenido construir robots. Más allá de competir, se provoca un trabajo de equipo, donde todo lo que hagas suma”, contó a Cooperativa.cl Alejandro Avendaño, alumno de segundo medio del colegio Teresiano “Enrique de Ossó”.

Sus rivales son 1.120 alumnos de séptimo básico a cuarto medio, provenientes de 136 colegios y 10 regiones. En la reunión del fin de semana no podrán estudiar mucho: “Nadie sabe cuáles serán las pruebas porque es secreto. Hay que repasar cómo armar las piezas y los sensores”.

Los jóvenes deberán construir un robot usando piezas Lego, programar sus funciones y asignarle tareas, para que pueda superar distintas pruebas sorpresa y conseguir la mayor cantidad de puntaje posible.

En los equipos hay especialistas. En este grupo, Figueri y Zamora se encargan de la programación, mientras que Avendaño y Ramírez construyen y diseñan el robot. “El año pasado, hicimos un robot basquetbolista y se ocurrió hacer una grúa. Lo primero es analizar la misión del robot y coordinarnos”, afirmó Avendaño.

El año pasado participaron unos 800 alumnos de 80 colegios distintos. “Los años anteriores, estaba más centrado en Santiago. Este año hicimos un trabajo más fuerte en otras regiones. Los jóvenes se entusiasmaron y tuvieron incluso etapas clasificatorias”, dijo a Cooperativa.cl Fabián Ruiz, organizador del certamen y alumno de Ingeniería Civil Industrial.

Aporte a la educación

Para este año confirmaron su presencia 70 equipos de regiones y 280 competidores en total. Desde el martes hasta el viernes, se seleccionaran a 14 grupos por día. El sábado será la hora de la verdad para los 56 finalistas.

Los ganadores recibirán juegos Lego para desarrollar su creatividad y practicar en casa. Además del reconocimiento de ser los más capaces de resolver problemas con ingenio y rapidez. También se entregarán premios especiales, como a la participación femenina, al entusiasmo, al equipo más motivados y al mejor profesor.

Sobre cuál es el aporte esta iniciativa a los participantes, Ruiz y Avendaño destacan distintas cualidades.

“Con este concurso, los jóvenes tendrán motivación para conocer la ciencia y la tecnología y ampliar su visión del mundo. Pueden aprender bastante de computación, robótica y electrónica. Además, se acercan al mundo de la universidad”, señaló Ruiz.

Desde el lado de los participantes, Avendaño aseguró que “lo bueno de aplicar este tipo de experiencias es que hacemos cosas que no estamos acostumbrados en colegio como trabajar bajo presión y en grupo, comprometiéndonos en diferentes actividades”.

Además, destacó la posibilidad de compartir con chicos de su edad, pero que viven en otras condiciones. “El año pasado conocimos otras realidades en Santiago y nos hicimos amigos con varios”.