Cada vez son más los reclamos de Pymes, que han visto cómo empresas inescrupulosas de servicios Web se han quedado con el control de su dominio, o les han hecho la vida imposible con tal de no entregárselos. Por ello, se debe estar alerta y saber actuar a tiempo.

Las empresas deben estar en Internet, y contar con un buen dominio es un factor importante para lograr más clientes, nuevos negocios y mayor visibilidad.

Sin embargo, registrar un nombre no resulta tan sencillo como parece y hay que estar alerto ante posibles fraudes y, sobre todo, de robos de dominios que están sufriendo los pequeños y micro empresarios.

“Cada vez son más los reclamos y peticiones de ayuda que me llegan por estos casos. El problema es que hoy en día existen muchos revendedores no autorizados”, explicó Giles Dawson, Gerente General de Anacondaweb.

“Estos compran los dominios en una cuenta de su propiedad, y lo hacen funcionar desde la misma, sin nunca dar los datos reales al cliente, el que pierde el derecho de acceder a su cuenta, administrar su dominio y controlar sus propios datos. De esta forma, pierde la propiedad total del nombre”, agregó.

Esta manera de vender dominios se está haciendo cada vez más habitual en nuestro país. “El argumento legal que proveen las empresas para respaldarse, es que la factura que dan de la venta del dominio es el respaldo al consumidor de que es dueño de su dominio”, dijo Dawson.

“Sin embargo, esto no es válido frente a ICANN (única organización en el mundo habilitada para controlar registros) y el dueño sigue siendo la persona a cargo de la cuenta en donde se registró y en donde se administra el dominio”, precisó el ejecutivo.

Por ello es que los pequeños y microempresarios deben resguardarse ante estos inconvenientes y tomar medidas que eviten problemas mayores. Como por ejemplo:

 

  • Para evitar el robo de la dirección, en todas las plataformas de administración de dominio debe existir una opción para bloquear (en inglés se llama Domain Lock) su dominio, evitando así la posibilidad de transferirlo a otro dueño sin acceso a la cuenta de administración. También debe tener cuidado a quién entrega su clave de acceso a la plataforma ya que puede desbloquear su dominio, y lograr trasferirlo a otro dueño.

     

  • Todos los dominios deben poder administrarse en línea por su propio dueño. Si esto no es posible, debe reclamarlo y cambiarse de proveedor.

     

  • Si el proveedor no da el control de su dominio, se recomienda contactarse con el Servicio Nacional del Consumidor (SERNAC), y tomar acciones legales para recuperarlo.

     

  • Solicitar siempre una factura por el registro de su dominio, en el cual indica el nombre del dominio registrado y el periodo de vigencia del registro. Si bien no es un documento legal frente ICANN, tiene validez en Chile para tomar acción legal, y para utilizarlo frente a Sernac y demostrar quien es el real dueño del dominio.

    ¿Cómo averiguar si el dominio es mio?

    Si ya está registrado el dominio, se puede revisar los datos de quién es el dueño real de un dominio en la página “Whois”.

    Si el mail de contacto administrativo del dominio no es el del cliente, quiere decir que para efectos legales no le pertenece.

    El control del dominio lo tiene la persona con ese email, y será siempre controlado y sujeto a esa persona.

    Puede encontrar su nombre y apellido, fono y dirección, pero lo que vale es solamente el mail del Administrador.