Tras una seguidilla de éxitos como el iPod, iTunes y el iPad, el nuevo celular de la empresa se ha convertido en una verdadera pesadilla para la empresa, debido a serios problemas con la antena del equipo.

Hasta el 24 de junio, Apple gozaba junto a sus usuarios de una luna de miel que había durado años. Desde los albores del iPod, en 2001, la compañía liderada por Steve Jobs hizo las delicias de los fanáticos de la tecnología con una seguidilla de lanzamientos que, en muchos casos, redefinieron la industria, como la tienda de música digital iTunes, el celular iPhone y el reciente tablet iPad.

Pero nada dura para siempre. Y hace casi cuatro semanas comenzó una inusual pesadilla para la “compañía de la manzana”. ¿El culpable?, El celular iPhone 4, un producto que apuntaba a ser una estrella, pero que se convirtió en su peor dolor de cabeza y en un factor de distanciamiento con sus fans, famosos por idolatrar a la empresa.

Desde su anuncio en enero de 2007, el iPhone fue una bendición para Apple, al lograr hitos como duplicar el valor en Bolsa de la firma, pasando desde US$ 104.280 millones el día antes de la salida del primer iPhone, a US$ 244.136 millones. Su tecnología touch, su versatilidad para navegar y las aplicaciones que facilitan tareas como ver el pronóstico del tiempo, hicieron que expertos como Jen Wu, analista de la consultora especializada comScore, afirmaran que el iPhone cambió “la forma en que el mundo piensa la comunicación y la productividad personal; email, navegación, entretenimiento, cartografía, redes sociales, todo cambió tras el iPhone”.

Por eso, y considerando los altos estándares de diseño que rigen a la empresa, los problemas que ha generado el iPhone 4 son insólitos. Las primeras alertas surgieron al detectarse serios problemas de recepción, debido a que el módulo de la antena instalado sobre la parte inferior izquierda del teléfono, por lo que al tomarlo disminuye la calidad de la señal y genera una mala calidad de audio durante la llamada.

POBRE REACCIÓN

Más inusual que el fallo fue la displicente respuesta dada por Steve Jobs vía email al sitio Ars Technica: “Sólo eviten tomarlo de esa manera”, lo cual fue replicado en un comunicado de la compañía. Aunque Apple reconoció que era un problema de hardware, eso no aplacó la ira de críticos y usuarios. Luke Peters, editor de la revista de tecnología T3, dijo a The Independent: “Lo probamos y hay un problema de señal. La pregunta de fondo es cómo salió del laboratorio. Hablamos de una compañía que gasta millones en desarrollo y dejó salir por la puerta algo que no funciona”.

Aunque no está claro si los culpables son los diseñadores o los fabricantes en China, para los expertos es claro que el manejo de la crisis de parte de Apple ha sido un desastre. Jonathan Geller, quien opera el sitio web Boy Genius Report y quien filtró un memo interno en que la empresa instruye a su staff a no prometer a los clientes una cubierta de goma gratuita que solucionaría el problema, afirmó que la decepción es profunda. Y los ejemplos son varios: en las últimas semanas 6.000 personas se unieron al grupo “Odio a Apple” en Facebook, mientras un video que usa una escena del filme La Caída y que muestra a Hitler discutiendo la falla suma más de 300.000 vistas en YouTube.

GOLPE FINAL

Uno de los últimos reveses para Apple fue el informe de la influyente revista Consumer Report, que se declaró incapaz de recomendar el iPhone 4 debido a su pobre señal y dijo no aconsejar comprarlo hasta que “haya una solución permanente y gratuita al problema de la antena”. Tras la publicación, el valor de mercado de Apple cayó US$ 9,9 mil millones. Esto hizo surgir un clamor en sitios de tecnología como CNET que declararon que la mejor opción sería retirar el producto del mercado (medida que según expertos le costaría a Apple US$ 1,5 mil millones).

Si bien Apple convocó una conferencia a realizarse ayer, y donde se refirió al iPhone 4, el daño ya parece estar hecho. Molly Wood, columnista de CNET, afirmó en su blog que “Apple ha respondido con arrogancia al hecho de que distribuye un producto fallado. Y eso ocurre en un momento en que el mercado de los celulares Android -gestados por Google- crece rápidamente”.

Fuente: http://www.latercera.cl