Los autores del hecho -quienes señalaron que todo era parte de una acción publicitaria-, podrían ir a la cárcel por maltratar al animal.

En el marco de una acción publicitaria, unos rusos hicieron volar a un burro en parapente, lo que podría llevar a la cárcel a los cerebros de la idea, según informan hoy medios rusos.

El animal rebuznaba de miedo en una isla en la península de Taman, a orillas del mar de Azov, cuando le fue atado un parapente y se elevó al ser tirado por una barca motora, de acuerdo con la información. Los niños lloraron al ver lo ocurrido con el animal.

Tras una media hora en el aire, el animal bajó a tierra, pero cayó en el agua y tuvo que ser remolcado hasta poder tocar la arena.

Los veraneantes no entendían lo que estaba sucedienteo y los empresarios tuvieron poblemas con la policía. Ahora, tras ser denunciados podrían ir dos años a la cárcel por maltratar al animal.

Los medios rusos comentaron que la acción para promocionar el vuelo en parapente era “muy brutal” y una burda violación de la ley que protege los animales.