La aplicación de videoconferencias es utilizada por diversas firmas para darle una connotación sexual a la interacción.

Cada vez que las empresas de tecnología lanzan un aparato más novedoso, la industria pornográfica halla una manera de sacarle el jugo, así que cuando Apple Inc. lanzó el iPhone 4 y su función de videoconferencia, no pasó mucho tiempo para que las empresas del ramo desarrollaran servicios que aprovechan esa característica para subirle el tono.

La función FaceTime permite a los usuarios llamar a otros poseedores de iPhone 4 y sostener videoconversaciones en directo mediante una conexión Wi-Fi, gracias a las dos cámaras que tiene el teléfono, tanto atrás como al lado de la pantalla frontal.

En un anuncio de televisión, un soldado usa FaceTime para echar un vistazo a las imágenes de ultrasonido de su mujer, pese a la lejanía que los separa.

Sin embargo, la industria para adultos quiere que sus clientes compartan momentos de un tipo completamente diferente.

Ahora están apareciendo anuncios clasificados en donde diversas firmas estadounidenses buscan modelos específicamente para que trabajen en videoconferencias sexuales mediante FaceTime. Muchos de los anuncios ofrecen incluso regalarle un iPhone 4 a los nuevos empleados.

El nuevo celular fue lanzado mientras el exhibicionismo en línea sigue creciendo.

Hasta ahora, la mayoría de los servicios de videoconferencia sexual en línea permiten que el cliente vea al ejecutante, pero no al revés. FaceTime podría cambiar eso.

“Estamos viendo cada vez más que los clientes quieren ser vistos tanto como quieren ver”, dijo el dueño de la compañía de videoconferencia sexual CamWorld, Dan Hogue, que ahora planea aprovechar la característica de FaceTime.

Con más de tres millones de teléfonos iPhone 4 ya vendidos, la industria del porno está más que dispuesta a hacer mucho dinero con esta nueva forma de alcanzar y “tocar” a alguien, aunque coloquen en una situación incómoda a Apple.