visa-mastercard

Las firmas Visa y Mastercard anunciaron el bloqueo de los pagos que se canalicen hacia WikiLeaks, en lo que supone un nuevo golpe a las finanzas del grupo fundado por Julian Assange. Sin embargo, el grupo ciberactivista Anonymous, posicionado en el bando de Assange, ya ha situado a las dos entidades financieras como objetivo de sus ataques informáticos a modo de protesta. Y la amenaza no ha tardado en cumplirse, Mastercard y Visa han visto como sus páginas web han quedado inutilizadas a lo largo de la jornada de este miércoles.

Anonymous, el mismo grupo que lanzó el pasado mes de octubre ataques coordinados a escala mundial contra instituciones de protección de derechos de autor como la SGAE, ahora ha cerrado filas en torno al autor de Wikileaks, Julian Assange. En un manifiesto, el grupo Anonymous afirma no tener ninguna relación con el sitio web ni su autor, pero le apoyan porque ambos “defienden los mismos principios: la transparencia y la anticensura”.

Hasta el momento, la empresa de seguridad PandaLabs ha registrado numerosos ataques realizados por los piratas informáticos de Anonymous. Los dos primeros fueron contra PayPal y su blog, por retirar las donaciones a Wikileaks, que dio como resultado más de 8 horas de interrupción del sitio web y los servicios del conocido sistema de pago. Ahora, PayPal ha admitido que su decisión respondió a presiones de los Estados Unidos.

Su tercera acción bloquear la página de Internet del banco postal suizo, PostFinance, después de que la entidad cerrase el lunes la cuenta de Assange. Otro portal afectado ha sido el de la fiscalía sueca.

Tal y como habían prometido y movidos por la campaña “Operation Avenge Assange” (Operación Vengar a Assange), heredera de su conocida “Operation: Payback” (Operación: Veganza), los integrantes de Anonymous siguen con su apoyo al autor de Wikileaks atacando a todo objetivo que se posicione en contra de Julian Assange.

El grupo también ha atacado con éxito la página de los abogados de Anna Ardin y Sofia Wilen, las dos mujeres cuyas acusaciones motivaron la detención de Assange. Además baraja posibles ataques contra otras entidades, entre ellas el medio de comunicación estadounidense Fox News. Incluso se ha amenazado a Twitter por censurar supuestamente las conversaciones acerca de Wikileaks (marcados con el hashtag #wikileaks), aunque de momento no se ha registrado actividad ninguna.

Los propios piratas informáticos están sufriendo a su vez múltiples ciberataques que han conseguido bloquear su página web.

Las explicaciones de MasterCard y Visa

Según informa la cadena CBS, la empresa de medios de pago Visa ha anunciado que suspenderá todos los pagos canalizados hacia Wikileaks, mientras se resuelven las investigaciones en marcha sobre las actividades de la organización. También MasterCard ha tomado una decisión similar, según confirmó la web especializada en tecnología CNET.

“Mastercard ha tomado medidas para asegurarse de que WikiLeaks ya no pueda aceptar activos con la marca Mastercard”, dijo a CNET un portavoz de Mastercard Worldwide. El argumento de esta empresa es que Wikileaks, que se ha embarcado en la difusión masiva de cables diplomáticos de EEUU, está cometiendo una “actividad ilegal”.

La decisión de las dos importantes firmas de medios de pago se une a otras empresas que prestaban servicios financieros a Wikileaks, una organización que según ha reconocido su fundador, se financia fundamentalmente con donativos privados.

Julian Assange fue detenido en Londres después de que acudiera voluntariamente a una comisaria, para responder por las acusaciones de agresión sexual que pesan sobre él en Suecia.

Los ciberpiratas justifican sus acciones

Un miembro del grupo de ciberpiratas Anonymous afirma que han atacado la web de Mastercard y de la Fiscalía de Suecia en represalia por sus acciones contra el fundador de WikiLeaks, Julian Assange. En declaraciones a la BBC, el integrante del grupo justificó los ciberataques contra la Fiscalía sueca por el hecho de que ésta ha pedido al Reino Unido la extradición de Assange.

Sobre la multinacional estadounidense de tarjetas de crédito, el integrante del grupo Anonymous dijo a la emisora británica que se están haciendo “muchas cosas” contra las empresas que han dejado de colaborar con Wikileaks o de las que se cree que han atacado su portal de Internet. “Las webs que están cediendo a las presiones de los gobiernos se han convertido en otros tantos blancos”, afirmó el ciberpirata. “Como organización, siempre hemos mantenido una postura firme en el tema de la censura y la libertad de expresión y nos hemos enfrentado a quienes tratan de destruirla por cualquier método”, agregó el miembro de “Anonymous”.

“Creemos que el asunto de Wikileaks supera ya la simple filtración de documentos. Se ha convertido en un campo de batalla de la gente frente al Gobierno”, explicó el ciberpirata, que se identificó por el nombre de Coldblood (en inglés “sangre fría”).

“La idea no es borrar del mapa esos portales sino advertir a las compañías de que notarán un incremento del tráfico, y esto significa que aumentará también el coste de gestionar la red”, afirmó.

Fuente: www.20minutos.es