¿Será un superventas en la App Store? La función básica que es gratuita no permite editar documentos.

No importa abrirse al enemigo si eso se traduce en dinero. Eso ha debido de pensar el nuevo consejero delegado de Microsoft, Satya Nadella, que hoy, en su primera intervención pública tras suceder a Steve Ballmer, ha desvelado que su compañía lanza Office para iPad, la popular tableta de Apple. Un movimiento, que ha tardado mucho en llegar porque encontró mucha oposición dentro del fabricante de Windows, pero que pone a tiro del gigante del software 200 millones de usuarios de iPads, los que ha logrado cosechar Apple en cuatro años.

El lanzamiento, con el que Microsoft busca extender su control sobre los ecosistemas de oficina, podría proporcionar a la multinacional más de 1.200 millones de dólares (873,2 millones de euros) de ingresos anuales extras, según los cálculos del banco de inversión Morgan Stanley. Y, aunque la compañía no ha hecho público cuánto recibirá Apple por cada Office vendido en su tienda, esta podría generar unos 500 millones de dólares, si pacta el 30% de comisión que normalmente recibe por lo que se vende en su App Store.

microsoft-presenta-office-ipad-excel

La empresa de Redmond, que debe a Office 16.000 millones de los 27.000 millones de beneficios obtenidos en su último año fiscal, ya había lanzado Office para iOS, pero esa versión solo funcionaba con el teléfono de la compañía de la manzana, no con sus tabletas. “Nuestro compromiso es llevar la nube y Office 365 a toda la gente y a todos los dispositivos”, destacó ayer Nadella, que insistió en que quieren que sus aplicaciones “funcionen en cualquier plataforma, en cualquier dispositivo”.

Según detalló Microsoft, Office será gratuito para iPad si solo se quiere utilizar algunas funciones básicas. Para tener la suite completa, el usuario necesita una suscripción a Office 365, que cuesta 10 euros al mes. Es decir, se lanza en un modelo freemium. La función básica no permite crear o editar documentos, solo visualizarlos. Se espera que Office (que cuenta con más de 1.000 millones de usuarios en el mundo) se convierta en una de las aplicaciones más descargadas en la tienda de Apple.

Microsoft no habló, sin embargo, de cómo espera que pueda afectar el anuncio a las ventas de sus tabletas Surface, que ofrecen como reclamo Office por 99 dólares al año de suscripción. Tampoco ha dicho cuándo planean lanzar la suite ofimática para tabletas Android.

Con todo, Nadella sí dejó claro que Microsoft quiere ser una empresa de servicios (hasta hace poco era una compañía de venta de licencias de software). “Queremos dar a nuestros usuarios la opción de ser productivos en cualquier lugar y desde cualquier dispositivo”, insistió. El nuevo consejero delegado, que participó en San Francisco en su primera intervención pública desde que asumió el cargo, quiso dejar claro que el futuro de Microsoft pasa por “los servicios”, por “la nube”, las dos palabras más repetidas en su esperado discurso.

Satya Nadella: “El futuro pasa por los servicios y la nube”

La unión entre la nube y los dispositivos móviles centraron gran parte de la charla de Nadella, que destacó que en los próximos cinco o diez años “la forma que tengan los aparatos no será tan importante (…) un dispositivo que no esté conectado a la nube no servirá”, destacó. El ejecutivo advirtió de que “todo lo que hagamos en el futuro será digitalizado más rápido que nunca en la historia. En los próximos años veremos muchos tipos de dispositivos, y eso hará que la computación sea ubicua”. Nadella no quiso pasar por alto Windows en su primera aparición pública, y aunque no dio muchos detalles de por dónde irá esta plataforma en el futuro, sí destacó que “es importantísimo” para Microsoft y que seguirán “innovando”. Nadella también presentó Azure Active Directory Premium, una plataforma de software para empresas bajo el modelo de suscripción que cuenta con más de 1.000 productos, muchos de ellos otras compañías. Una muestra más de que Microsoft se ha propuesto ser una empresa abierta.

Via | http://www.cincodias.com