aviones-cisternas-01aviones-cisternas-02aviones-cisternas-03

Expertos explican que estas naves gigantes no sirven para la topografía chilena.

Como no pueden volar a baja altura, el agua que arrojan cae en forma de llovizna.

Cada vez que ocurre un gran incendio forestal, como el que afecta al sector de Conguillío, surgen voces de protesta. En las redes sociales muchos se preguntan por qué Chile no adquiere aún esos aviones cisterna gigantes (también llamados aviones tanque hidrantes). Con una sola pasada, dicen, apagarían un cerro completo en llamas.

Aclara la duda Alfredo Mascareno, jefe nacional del Departamento de Control de Incendios de Conaf: “No sirven para la realidad chilena. Está empíricamente comprobado”.

Mascareno cuenta que el año pasado Conaf trajo a modo de prueba un avión hidrante brasileño con una capacidad de carga de 15 mil litros de agua (un helicóptero carga un máximo de 1.200 litros). Los resultados fueron “sumamente decepcionantes”, dice.

“Primero -explica- en la geografía chilena hay cerros por todos lados y es imposible llegar a las quebradas en avión. Además se forman bolsas de aire que hacen que los vuelos a baja altura sean muy peligrosos. Lo óptimo es que en los incendios se arroje la carga de agua a 20 metros de las copas de los árboles. Con estos aviones hidrantes sólo se pueden arrojar a cien metros”.

El funcionario de Conaf recuerda una anécdota que le contaron los brigadistas que atacaban un incendio donde se probó el avión brasileño. “Cuando pasó el avión y arrojó el agua, lo único que sintieron fue una llovizna. ¿Y eso fue todo? , dijeron. Eso pasó porque, precisamente, el avión debió arrojó el agua desde demasiada altura y se pulverizó en el camino. Eso no nos sirve. El avión tanque solo sirve para superficies planas”.

Otra razón: el problema de la infraestructura aeroportuaria.

“Un avión hidrante de estas dimensiones no puede despegar en cualquier aeropuerto por el peso que tiene”, dice Mascareno. Claudio Alcayaga representa a la empresa Martínez, que presta servicios a Conaf con un avión hidrante: dice que incluso para los aviones que ellos maniobran -con una capacidad máxima de 3.000 litros de agua- les cuesta encontrar aeropuertos aptos. “Muchas veces debemos despegar con el estanque de agua a la mitad porque la pista no aguanta el peso de las aeronaves. Imagínate un avión tanque”.

Hay que aclarar que el avión hidrante se carga con agua en tierra, con una manguera como si fuese combustible, a diferencia del hidroavión, que se carga en lagos.

Y tercero, debido a que generalmente los incendios quedan muy lejos de los aeropuertos, los viajes de ida y vuelta de los aviones tanque pueden demorar horas, tiempo suficiente para que el incendio se reactive. “Un helicóptero, en cambio, puede aterrizar en cualquier parte, cargar más cerca del incendio y también arrojar el agua a menor altura. Y es más quirúrgico, más preciso. El avión hidrante no tiene mucha precisión”, cierra Mascareno.

Via | http://www.lun.com