otis-johnson

En 1971, Otis Johnson fue condenado a 44 años de prisión acusado de intentar matar a un policía cuando tenía sólo 25 años. Hoy, se enfrenta a un mundo totalmente distinto, con iPhones, “pantallas luminosas y gente con cables en su oído”, y sin una familia que se preocupe por él.

Hoy con 69 años, acaba de ser liberado. Sin embargo, su readaptación a la sociedad no sólo tiene que ver con su inserción como persona, sino con la visión actual de un lugar que dejó atrás a principios de los años 70. Porque ahora, tal como si fuese un viajero en el tiempo, el mundo es un lugar totalmente diferente.

En una entrevista publicada por la red Al Jazeera, Johnson se pasea por Times Square en Nueva York, claramente sorprendido y muy confundido por la moderna tecnología que le rodea: personas “con cables en sus oídos” que escuchan música y que parecen agentes de la CIA , peatones “que se hablan a sí mismos” y gigantescos carteles de neón que iluminan los escaparates. “Ya no hay ventanas”, indica.

Sigue leyendo